Ligia, la entrenadora de fútbol de Río Cuarto

359
0
Compartir

Ligia Gomez es vecina de Río Cuarto y entrenadora del equipo de futbol juvenil de Santa Rita. Lleva 7 años dedicando su tiempo a la formación de futbolistas.

Todo comenzó cuando su hijo y sus compañeros de equipo fueron abandonados en la cancha por quien era su entrenador. Los chicos tenían entre 11 y 13 años y, por iniciativa propia, le llegaron a pedir que tomara las riendas. Ella gustosa aceptó.

Ahí empezó su nueva vida. Ya no recuerda a cuántos jóvenes ha entrenado, llegó a tener a cargo dos equipos a la vez. Ha sido tanta su dedicación que hasta sacó la Licencia C de La Liga Nacional de Fútbol Aficionado (LINAFA).

Primer equipo que entrenó

Para obtener la Licencia debía viajar hasta Ciudad Quesada una vez por semana. La capacitación era de 5 a 7pm, pero ella debía salir de su casa en el bus de 1:30 hasta Pital y de ahí otro a la cabecera del cantón de San Carlos. Al salir de clases no podía regresar a Santa Rita porque a esas hora ya no había bus saliendo desde Pital, por lo que sus familiares se veían obligados a irla a recoger tarde en la noche pero esto es muy peligroso por el mal estado de la calle, el clima y otros factores. Entonces Ligia dormía ahí y regresaba a su casa al día siguiente en la mañana.

Cuenta que de sus pagos salieron varios jugadores que ahora están en Primera División como Fernando Brenes del Club Sport Cartaginés, Josué Murillo del Club Deportivo Belén Siglo XXI y Román Arrieta que ahora está en AS Puma Generaleña. Ella misma entrenó a un joven Steven Arias que ahora milita en la Asociación Deportiva San Carlos, de Segunda División.

A Ligia la entristece que desde hace tres años no pueden ir a jugar en Grecia porque el Comité de Deportes les hace dar un depósito de cien mil colones por torneo. Si faltan tan solo una vez no les devuelven el dinero. Para las personas que pueblan Río Cuarto es difícil desplazarse hasta el centro del cantón. Quienes van hasta allá a participar de los partidos deben de pagar transporte, alimentación, etc. El trasporte es poco accesible debido a la lejanía, sale unos 120 mil colones cada viaje. Otro reclamo es que las personas de los distritos centrales no van a Río Cuarto a jugar, entonces ellos siempre deben de incurrir en el gasto para poder participar.

Chicos jugando en la plaza de Santa Rita

Ella vive frente a la cancha de Santa Rita. Una cancha que hace poco estaba en perfectas condiciones hasta que se utilizó para hacer unas fiestas. Para éstas se montó un redondel, bares, toldos, se tomó mucha cerveza y comieron grandes cantidades de comida. Después de esto el césped quedó destrozado. Ella, junto a un grupo de vecinos y vecinas, reclama al Comité de Deportes (encargado de prestar el área para esta actividad) que reparen el zacate que pertenece a toda la población.

Actualmente entrena a un solo equipo que va de los 18 a los 23 años. Tiene dos hijos futboleros y dos que se dedican a estudiar. Sueña con mejores canchas y más oportunidades para los chicos.

 

 

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Dejar una respuesta