¿Cómo es vivir en el barrio griego donde habita ‘La Peste’?

892
1
Compartir

El día está soleado y con mucho viento. Mientras me acerco a mi destino, aumenta la angustia al saber que será una mañana desagradable.

Conforme avanzo, me doy cuenta de que es mi día de suerte. La denuncia contra la empresa Ibérico por contaminación ambiental obligó a disminuir la producción desde el lunes 8 de febrero. Eso hace que el hedor no sea tan intenso.

La fuerte brisa genera que la hediondez se dicipe fácilmente. Entonces, me tranquiliza un poco.

Veo que solo hay dos casas frente al parqueo de Ibérico. En una de ellas está un carro con un rótulo de ‘Se vende’. Marco el número de teléfono para ver si el dueño está en la casa.

Lea también: Tesoros de Grecia: Monte Redondo

Iberico 1

Me contestó Carlos González, quien accedió a la entrevista. Él trabaja como encargado del mantenimiento de la vivienda. El propietario no vive ahí. Las razones sobran: nadie quiere coexistir con un vecino tan molesto.

González me explica que no se trata de horas, sino de días. Los fines de semana el hedor es más fuerte, ya que nadie vendrá a realizar una inspección sorpresa. Hay noches en las que ‘La Peste’ decide invadir los hogares que están a su alrededor.

Esto no era así antes. Esteban Rodríguez, el vecino de al lado, me cuenta que antes la empresa era de Pollos Kodusa y que el olor era soportable. Pero hace 2 años Ibérico compró la propiedad y fue cuando la producción creció despropiorcionalmente.

Lea también: 10 curiosidades del cantón de Grecia

Ese lugar tiene permisos para procesar 4.000 pollos diarios. Actualmente la producción llega a 24.000. Y la infraestructura es la misma.

A pesar de la situación, Esteban espera que la planta no cierre, ya que es una fuente de empleo para muchas personas. Solo pide que se ajusten a las regulaciones para evitar convivir con esa pestilencia.

Un pensamiento que es apoyado por todos los vecinos de esta comunidad. Lo único que quieren es que ‘La Peste’ abadone el lugar.

Mientras converso con ellos, el sonido de los motores se vuelve abrumador. Ese zumbido no cesa en todo el día. A eso se le suman los camiones transmisores de ‘La Peste’, encargados de transportar los pollos, que salen y entran a las instalaciones.

Lea también: Opciones para hacer ejercicio en Grecia

Iberico 2

Recibo la llamada de otra vecina, a quien llamaré Laura para proteger su identidad. Andaba en la misa de Miércoles de Ceniza y quedamos de vernos a eso de las 10 a.m. para conversar.

Cuando me dirijo a su casa, una ráfaga de viento se dirige hacia donde estoy.

En ese momento, hubiera deseado no tener el sentido del olfato. El hedor penetra hasta el fondo, sin tener chance de evadirlo.

Ahora entiendo cuando Esteban me contó que al final del día él termina con un sabor a tanque séptico en su boca. ¿Un sabor? Sí, un sabor a peste.

Lea también: Megaproyecto pretende convertir a Grecia en un epicentro de inversión y desarrollo

Luego de registrarme con el amable guarda del condominio, me dirigí hacia la casa de Laura. Me recibió muy amablemente. Su hija, sentada en el suelo, intentaba ponerle el cordón a su zapato.

Me cuenta que los vecinos tienen un grupo de mensajería en Whatsapp con 40 integrantes en el cual llevan una “bitácora de olores”.

Hoy, a las 7:40 a.m. uno de ellos percibió la presencia del hedor en la etapa C del condominio Montezuma.

Iberico 3

Es que ‘La Peste’ no descansa. A veces sus fechorías se perciben a las 2 a.m. Cuando eso pasa, Laura sabe que será muy difícil conciliar de nuevo el sueño.

Lea también: Los 10 mejores restaurantes de Grecia

Mientras ayuda a su hija a ponerle el cordón al zapato, Laura cuenta que cuando tiene visitas les tiene que explicar la razón de la pestilencia que invade su casa.

Ella y su esposo están preparados con aromatizantes e inciensos para disimular los efectos de ‘La Peste’.

Minutos más tarde, el vecino Esteban Zamora se nos une a la conversación. Sus molestias son similares, por lo que hablamos un rato sobre su situación.

Lea también: Templo católico de metal: el orgullo griego

Observo mi teléfono y me doy cuenta de que es hora de retirarme. Les deseo a ambos suerte para el resto del día. La necesitan, pues no tienen certeza del momento en que ‘La Peste’ aparecerá de nuevo.

Sus miradas lo dicen todo: desean que la “bitácora de olores” llegue a su fin.

Si usted desea visitar Grecia o vive en el cantón, recuerde que conozcagrecia.com es la guía más completa de información cantonal, por lo que le invitamos a que navegue más este sitio y encuentre toda la información de interés sobre Grecia. Además, si desea información sobre de los negocios y comercios que operan en el cantón, no dude en visitar la guía comercial más completa: CREnlace Grecia  

Comentarios

comentarios

1 Comentario

  1. Saludos quisiera saber si el problema todavía persiste. Ayer 9 de octubre 2017 fui a ver el proyecto y me gustaría comprar un lote.

    Sin embargo, como puedo saber si este problema todavía persiste?

Dejar una respuesta